domingo, 4 de mayo de 2008

De bronce y fuego

Me entrego a la pasión que me condena

a ser de ti una brizna

un desatino

algo que llega y se disipa como el humo

una fruta mordida y desechada

un abejorro ciego en la tormenta

un montón de cenizas

dispersas en el viento de tu incuria.



Catalina Zentner
2008



27 comentarios:

Migdalia B. Mansilla R. dijo...

¡Cuánta nostalgia en la pasión! ¡Cuánta sutileza en el deseo de la piel cumplida, siendo brizna!
Preciosos poema.

Besos,
Migdalia

Catalina Zentner dijo...

El deseo, cuando late sutil, no es menos intenso.
Gracias, Mig, por acudir tan pronto.

TOROSALVAJE dijo...

No puede haber una entrega más grande que esa.

Hermosa entrega.

Besos.

Camille Stein dijo...

así es la pasión, completa hasta su extenuación, hasta el fin de los fuegos

una belleza

un beso

Catalina Zentner dijo...

Toro, Camille, es una entrega maravillosa, aún al borde de la extenuación.

julia del prado morales dijo...

Catita querida acudo a tu encuentro, a ese encuentro mágico de la amistad y tu bella poesía llega a mí, con la sutileza que te caracteriza, besos, Julia

AGUALUNA dijo...

Una exquisita forma de expresar la pasión que nos funde, cuando amamos a alguien.
Muy bellas tus palabras Catalina, como siempre esa delicadeza que engancha.
Un besito mi querida amiga

Agualuna

Ah y gracias por animarte a jugar!!

Olga S.Isidro dijo...

¡Y que pocas veces aflora esa pasión!
Fantástico amiga mía. Un beso.

AGUALUNA dijo...

Hermoso quedó tu rediseño del blog.
Muy acorde a tu idea general, como concepto corporativo.
Creo que siempre es bueno hacer notar la preocupación por hacer lucir mejor lo que hacemos.

Felicitaciones y cariños mi niña.

Agualuna

Catalina Zentner dijo...

Julia, Agualuna, Lola, un beso gigante para las tres, desde una noche de domingo propicia para el encuentro amoroso y los sueños compartidos.

Maru dijo...

Deberíamos dejarnos llevar más por la pasión ¿no crees? .

Estoy bastante mejor, parece que acertamos con el nuevo tratamiento.

besitos

Catalina Zentner dijo...

Maru, me alegra saber de tu mejoría.

isol dijo...

Cuanta pasión,me gustó lo de la fruta mordida y desechada,al menos mordida,al menos amada.Es mejor amar y disiparse como el humo a no vivir esa sensación,me encantó!!!

M@R dijo...

EXQUISITAS TUS LETRAS, PERO ME REVELO, A ESA ENTREGA,,,

UN ABRAZO,,,

Catalina Zentner dijo...

Isol, el sabor de la fruta perdura...

M@r, toda forma de entrega tiene su encanto.

Abrazos,

fgiucich dijo...

Un hermoso poema, desde el costado que lo mires. Abrazos.

Camille Stein dijo...

las matemáticas son tan indescifrables como el amor... :)

Isabel Romana dijo...

Me impresiona la intensidad con que retratas esa pasión autodestructiva, lacerante. En particular, la expresión "fruta mordida y desechada" me parece desgarradora. Te felicito por este poema. Saludos cordiales.

Angy dijo...

¡Hola Cati!!!maravilloso poema, todo pasión.La magia del erotismo
irrumpe en sutíl fantasía.Me encanta.

Besos
Angy

Catalina Zentner dijo...

Fer: ¡gracias!

Camille: me estás haciendo apreciar a mi gran enemiga de la niñez: la matemática.

Isabel, existe el amor destructivo, esclavizante, dolorosa. Sin lugar a dudas.

Angy: amor y seducción nos llevan saludablemente al erotismo. ¿Verdad?

Un beso y gracias

Yeli dijo...

Bravo mi amiga...hay gente que decide sobrevivir y hay otras como tu que vive con intensidad!!!!!!!
Un abrazo
Yeli

Maria Jesús dijo...

Tratas la pasisón como algo a lo que hay que entregarse sinceramente ciegamente pero que luego desaparece, es decir, no te aferras a ella, sino que valoras la entrega al momento. Ya sabes cuanto me gusta visitar y disfrutar de tus bellas poesías, Catalina.

Catalina Zentner dijo...

Yeli, María Jesús, la intensidad del momento basta, muchas veces.
Besos.

Rebecca dijo...

Catalina, he recorrido tus blogs con admiración, y me he detenido en éste, tan poético, tan especial por sus versos emotivos... que debo felicitarte sinceramente.

Catalina Zentner dijo...

Gracias, Rebecca, por tus palabras.

dulce dijo...

Catalina,
esa entrega, deliciosa, a pesar de y sobre de, esa entrega límpida e incondicional es lo que busco. Un dominio del amor sobre el amor mismo.Sé que lo entiendes....
Un beso.

Catalina Zentner dijo...

Dulce, qué bueno es saber que te paseas por las esquinas de mis sueños.