Entradas

Mostrando entradas de 2007

Cuando estoy sola...

Imagen
Cuando estoy solame abrigo con mi capa de nostalgiapara que nadie sepade mis cavilaciones y delirios.
Cuando estoy solate pre-siento aunque nadie se asomeal costado doliente de mi orilla.
Cuando estoy soladesde un remoto fuegosurgen chispasque iluminan retazos de memoriaentonces me sometoa la dulce embriaguez de recordartey aunque el silencio invade mis rinconesun arrullo de pájaros me acuna.

Catalina Zentner

Sólo el silencio...

Imagen

Peces frotando arena de la playa...

Imagen

Soy

Imagen

Hilvanes

Imagen
Una tarde de sábado al comenzar el otoño puede ser el comienzo del torzal de una red como las de cazar mariposas, ideal para que los pensamientos burlen a quien intenta guardarlos y se disparen, hilvanando presagios, recuerdos, sensaciones.

Hilvanes sueltos de la memoria, recurrentes promesas incumplidas, juramentos que caen como hojas secas desprendidas del tallo que las sustentó para alimentar verdores y dispersar fragancias.

Aromas de hierbabuena, romero, albahaca, eucalipto, pasiflora, verbena, hierbas que sanan el cuerpo y refrescan el espíritu, antitóxicos naturales que, no obstante, no alcanzan la curación absoluta de las heridas formuladas por el olvido y la apostasía.

Y el mundo sigue dando vueltas sobre su eje. Y cada quien lo hace como y cuando puede, girando en torno a su egolatría, permeable a la adulación, tan atractiva como imprevisible. Pero no nos importa, ¡es tan seductora!

Tarde de sábado, viento que trae consigo el polvo de ayeres resplandecientes, un café que se enfr…

Las cuatro estaciones [Haikus de Any, Catalina, Martha, Javier]

Imagen
Primavera


Danos tus perlas
naciente primavera
pétalos al sol.


Any Carmona


Otoño


Busco en otoño rastros de viejos sueños cuando amanece


Catalina Zentner Verano


Costas floridas
en tardes de verano
rumor del agua


Martha Ferrari Invierno


Gris su camino
taciturno invierno
pasa y se va


Martha Ferrari


PrimaveraVuelven las aves
El hielo se disuelve
Brotan las flores

Verano

El fuego aplasta
La langosta devora
La hormiga guarda
Otoño


Ocre en las hojas
Aceras alfombradas
La lluvia llora
Invierno

Un manto albino
Hielo por los tejados
Yertas las viñas
Francisco Javier Lorenzo Vázquez

Decirte...

Que hoy es un día igual y diferente, una jornada desprovista de magia y abundante en silencios. Hay nubes oscuras en nuestro cielo, cerrazón que no nos deja ver más allá de nosotros, paredes que cierran un ayer al que no podemos ni queremos volver.

Una estrella cayó muy cerca de nosotros. Pero no nos arriesgamos a pedir el deseo mencionado en una leyenda en la que hemos dejado de creer.

Túrbame, amor, con el afán de tu memoria, háblame de un mañana que se nos escapa, duerme a mi lado y deja que te acune en el universo de mi abrazo, en el umbral del impredecible mundo donde te sueño que me sueñas y soñamos que existen todavía algunos sueños pendientes de soñar.

Hoy tu mirada se pierde en el vacío. Aunque esté fija en el televisor, esperando que España marque el gol de la victoria a Dinamarca.

En el estadio donde yo juego a solas con un Destino burlón y malicioso no me doy por vencida. Mientras me quede resto, seguiré en la dura contienda.

No lo dudes, mi amor, y ahora descansa. Yo velaré …

Lucy en un cielo de diamantes

Imagen
Imaginate en una barca en un río con mandarinos y cielos de mermelada. Alguien te llama, respondes despacio, una chica con ojos de caleidoscopio. Flores de celofán amarillo y verde, amontonándose sobre tu cabeza. Buscas a la chica con el sol en los ojos y se ha ido.

John Lennon
Ella sonreía, cantaba, soñaba. Se había fabricado un mundo donde se concentraban colores y melodías que nadie más escuchaba. Un lugar secreto al que acudía, desprendida de aquello que le servía de disfraz cotidiano.

No fue extraño, pues, que Lucy encontrara natural hacer el amor con dos hombres al mismo tiempo. Lo que para muchas era “ese oscuro objeto del deseo”, para ella consistía un juego que la conducía a parajes atractivos, donde podía retozar en libertad, sin retaceos.

Lucy, en un cielo de diamantes, era amada y amaba. La felicidad era un pedacito de luna robada a alguna noche impredecible, y así fue como se multiplicaron los diamantes y el firmamento se volcó en pura luz sobre sus cabezas.

Tomados de las manos, …

Mírame

Imagen

Nosotros [Myrtha Milella, Catalina Zentner]

Me pondré mi mejor vestidosujetaré mis cabellos con jazminescaminaré con mis tacos altosaferrándome a tus manospara no perderteabrazándote hasta el deliriode hacerte doler entre mis brazosBuscaré un túnel sigilosooscuro y largoque nos lleve donde las sombrasnos hagan temblar de amorAgazapados en sus vertienteshúmedos de éxtasiscomulgaremos nuestras carnes hasta hacerlas gemido myrtha milella (Argentina)Derechos Reservados

Habrá un rescoldoque nos abrigue la esperanzapara ser/nosel uno en dos vibrando en cada entregaque no muera el silenciode túneles abiertos al deseoni se drenen vertientesdonde la sed se apague en el delirionosotrosexploradores de un mundo de presagiosplantaremos banderas libertariashaciendo un alto en la rueda del destino.
Catalina Zentner (Israel)Derechos Reservados

Simplemente vivir [Cristina Cantarelli]

Imagen
Si uno pudiera vivir
haciendo balance,
sacando de sí
lo negro, lo oscuro,
lo gris...
Si uno viviera
en eterno presente
y el pasado fuera
algo lejano y ajeno...
Si uno pudiera vivir
Hoy,
como si Ayer
no hubiera existido.
Si uno guardara el amor
sin la daga del odio
ni la cruz del olvido;
estaría libre de sí mismo
y de alguna opaca fuerza,
mal llamada Destino.
Vivir sin pulso alterado
aún corriendo riesgos;
vivir sin negar ni temer
la ominosa vecindad
del seductor laberinto
que ciega y atrapa...
Simplemente vivir,
de éso se trata...

Cristina Cantarelli (Argentina)
27/5/2007



Y si uno pudiera
contener los momentos
espaciar las angustias
aventar malos sueños
conservar el milagro
de saber que es posible
mirar en un espejo
para reconocernos
en rincones del alma
en afán compartido
en la dulce ternura
de sabernos...
¡¡¡amigas!!!

A vuela pluma, al leerte Catalina Zentner (Israel)

De niñas y lámparas [Julia, Thelma, Catalina]

La niña de la lámpara azul se ha alojado en su capullo de seda. Busca en él a su príncipe de fiesta. Al no encontrarlo, se refugia en el espejo donde pronto ve a un pajarito que vuela.
La niña de la lámpara verde alumbra campos de verdes naranjos. Su amigo el duende
Zimpa le da esa vieja canastilla donde guardada lleva la frágil paz.
Julia del Prado (Perú)Derechos Reservados
La niña de la lámpara roja busca en el lago los lirios blancos, al no hallarlos se encarama sobre una rama adonde soñador languidece un sapo, y con una canción de cuna evoca la blanca luz de la estrella.
Thelma Sandler (México)Derechos Reservados
La niña de la lámpara violeta dibuja un par de alondras en las nubes y enciende tornasoles en los muros para saciar su sed de aventurera.
Catalina Zentner (Israel)Derechos Reservados


Las niñas de colores danzan, como mariposas ávidas de miel,
como libélulas cruzando mundos aletargados entre infinitas alas
y con su sonrisa solo arrancan
destellos a la oscuridad

Thelma Sandler (México)

Lilith

Imagen
Sobre los escombros de una vieja pasión, Lilith plantó su nueva tienda.
Presentía que, esta vez, el viento del desierto no iba a arrasar su frágil estructura.


Catalina Zentner Derechos Reservados

Déjame que te invite...

Imagen
Déjame que te invite
a transitar ribetes de la aurora
a consentir magnolias asomadas
entre el cemento de las desolaciones.

Déjame descubrirte
continentes mancebos
donde la lógica riñe con lo fantástico
donde los elfos develan el misterio
de lo recóndito que habita entre peñascos.

Déjame andar contigo
adonde nada ni nadie nos alcance
hasta el refugio de loca mansendumbre
donde el albur nos redima la inclemencia.


Catalina Zentner Derechos Reservados'

Llueve sobre el río

Imagen
Composición realizada por Verónica Curutchet

renaceré [Catalina Zentner, Beatríz Martinelli. Rebeca Montañez]

Imagen
renaceré
en murmullos de templada armonía
saltando desde mi columpio de tristezas

habrá un solar que aloje una magnolia
y cirios encendidos en portales

en regiones labradas por ausencias
se apagarán los ecos del naufragio

un aluvión de pájaros dementes
abrevarán en un cuenco de ternura


Catalina Zentner (Israel)renaceré y "no seré millones"
porque me faltarán las fuerzas
la valentía
el corajepero es posible renazca
en la pequeña flor de manzanilla
en una silvestre
color cieloen los montes de Córdobao serépiedra cantarina de un rió
que baja impetuoso
es posible
renazca
Beatríz Martinelli (Argentina)Y renacerás
como fénix intacto
cual ave de luz
triunfante en la pira
acunarás la vida.

Rebeca Montañez (Méjico)

Sé que no he de volver (Catalina Zentner, Rebeca Montañez, Verónica Curutchet, Migdalia Mansilla]

Imagen
Se que no he de volver.
Allá quedó una historia escrita a medias
y un panal sepultado en la espesura.

El chogüi denunciando atardeceres
el árbol de la esquina
los murales
las vecinas al fresco de la tarde.

Las paredes
custodios de secretos
un pan enmohecido tras la puerta
abuelita decía que a la suerte
un puñado de sal y pan llamaba.

El río solidario entre cantones
explanada de luz
jacarandáes
lapachos y chivatos
arboledas
dos racimos de estrellas sobre el puente.

Un rasguido lejano de guitarras
chamanes invisibles en el monte
el pombero acechando a las muchachas
el arenal ardiendo en cada siesta.

Y la desolación casi tangible cuando el vértigo se dobla entre mis cejas.




Catalina Zentner (Israel)


¿Cómo habría de volver, quien no se ha ido? Si la raíz, la sangre en común, se prolonga hasta los huesos, cuando quedó suspendida en el aire la memoria, los gozos de la tarde, el discreto arrullo de los cantos nocurnos, la claridad beatífica del día ... a risas vertidas entre amigos, cuando los sabores se acunan en la l…

Noche [Verónica Curutchet]

Imagen
A Catalina Zentner,
con quien comparto la vida en la distancia



CUANDO LA NOCHE AVANZA TE ABRAZAS A LA LUNA
te desvaneces en el aire, en el silencio, en su brillo eterno
entre luces y sombras reposa tu nostalgia
y yo te miro desde lejos, desde mi lugar en el mundo...

Las melodías añejas siguen escuchándose
las olas del mar abrazan y besan tus recuerdos
las ausencias ya no son ausencias son presencias
no sangran tus entrañas, reposan en el latido de tu alma.

Tu noche es compartida
bañada de amores
portal de estrellas al pasado.



Verónica Curutchet Derechos Reservados

Él quiere...[Catalina Zentner]

Quiere escribir sus versos un poco a la deriva, sin ramales oscuros ni marcas de tristeza.
Sus sueños simples son, su escritura también. Creen de las cigarras el canto necesario y alguna vez describe su encuentro con sirenas, cierta tarde de marzo en una ignota playa.
Él camina. Sus pasos lo llevan dondequiera y le duele volver.
Hoy su visión enfoca una calle arbolada cruzada por carretas cargadas de hortalizas. Tropieza con un niño que juega a la rayuela. Y luego, en la lumbrera, ve a una muchacha tímida aireando al sol las sábanas que arroparon sus ansias.
Él sabe que no es sueño, que son seres auténticos, sedimentos de un todo, fragmentos de utopías. Que es posible el camino lado a lado, sin prisas, ni ídolos de barro ni dioses antagónicos.
Quiere narrar un cuento dando vuelta la historia pero no sabe cómo ¿Dónde están las palabras que ha perdido el poeta? ¿Dónde se esconde el verde y los pájaros de Trejo?
Yace su mano inmóvil como sobre una tumba y cierra su cuaderno, tal vez hasta ma…

Dedicado a la mujer [Gustavo Tisocco]

Nocturna/diurna
destilas oasis en la sed.

Te desarmas en racimos
purificando brotes.

Un útero te ennoblece.

Emanas desde tus senos
el néctar del futuro.

Mujer del ancho cielo
despliega tus brazos
para que seamos tierra.




Gustavo Tisocco Derechos Reservados

Postal [Catalina Zentner]

Imagen
Ni cántaros de luz ni serpentinas envolventes
sacuden el viento del hastío.
Todo en derredor conjura el más perturbador
de los silencios.
Con su paso cansino adivina un norte inalcanzable.
A su espalda, el sur palpita trémulos sonidos,
como si un arpa llorase signos inaudibles.
La luna se echa de bruces sobre el río.
Un suicidio de alas, un torrente de bruma,
libélulas yacentes. En tanto, un corazón
se pierde muy lentamente en la distancia Catalina Zentner Marzo/2007

Como cuenta gotas [Elisabet Cincotta]

Imagen
como cuenta gotas filtra sentimientos
para ocultar aquellos que le duelen.
En su mano la gubia levanta la corteza,
en tímido aserrín desgaja ilusiones.

Una pieza moldeada a su manera
forma la coraza de sus días,
mas adentro de sí misma
hay retoños que lloran cada partida.






Elisabet Cincotta

Hay una mujer [Elisabet Cincotta]

Hay una mujer que transita melancolía, una mirada clara y apenas una sonrisa.
Hay una mujer que me abraza y parte.
Me lleno de lágrimas, ella gira su rostro no quiere que su emoción empañe la despedida.
Esta mujer frágil por dentro, fuerte coraza, parte de mis manos, permanece a pesar de la distancia.
Ella sabe que no hay olvido, que existen lazos, que somos hermanas.
Bebo mi café en la taza signada con mi nombre, recorro cada instante,
como en un ritual, para capturarla.
(y hoy en Buenos Aires llueve... no le creas, son lágrimas)




Elisabet Cincotta Un día de verano, en Buenos Aires Febrero de 2007

Ella quiso ser sombra [Catalina Zentner]

Imagen
Quiso volverse sombra
abrazada a silencios
implacables
vacíos.

De carmesí exaltado
cubrió sus frustraciones
y cerrando los ojos
se sumergió en la noche.

Con ella se fugaron
algunas entelequias
un par de mariposas
un albatros y un cisne.Catalina ZentnerMarzo/2007

Y las naves partieron [Catalina Zentner]

Imagen
Y las naves partieron
sin llevarse sus sueños
sin cargar los azules
que medraban su arbitrio.

Buscadora de albores
tenaz en la intemperie
doblada por el viento
sucumbió ante la herrumbre.

La casa está en penumbras
vencida está la aldaba
el silencio
el silencio
respira en cada grieta.

Y las naves son puntos
cada vez más distantes
hasta hacerse invisibles
tragados por la bruma.

Ella dice: ya es tarde
la cena no está lista
recogiendo una lágrima
la guarda en un bolsillo.



Catalina Zentner
Febrero, 2007

Ella...[Myrtha Milella]

Imagen
Ella, enjugó una lágrima de miel y partió alumbrada por el alba que asomaba

Se fue por los caminos que devoran distancias en serpentinas de tiempos, donde las preguntas de las noches aterraban sus desvelos, esperando deslizarse blanca en el cobijo de luz que provocaban sus propias incertidumbres
Por tal… deambuló en la vieja casa, palpitó cada uno de los rincones creyendo escuchar en las paredes enhiestas el teclado de aquella máquina de escribir donde hilvanaba sus primeros poemas .
Así…
Cabizbaja y abandonada en laberintos de vigilias forzadas, sumado sus memorias se arropó en esperas que serán las lumbres de una búsqueda al deseo de arrojar al abismo los miedos de tantas sombras sin sentido.

El río azul salpicó el silencio de sus brumas, sin percibir la bahía de sus ojos cielo, el cansancio de escalar soledades, la nostalgia que colgaba de sus hombros doblados de tanto transitar recuerdos.

Ella era una, regresará a la tierra con una parte de su corazón, la otra, espera la victoria del so…

Desasosiego [Verónica Curutchet]

Imagen

Sentada frente al río [Catalina Zentner - Rebeca Montañez]

Imagen
Sentada junto al río
hasta donde no llega la mirada
el suplicio de ausencias
pincelando el agobio
inclemente
voraz
asesina un crepúsculo.

Nada turba el ensueño
amarrada a las sombras
deja volar los mirlos.

El adiós se desliza
tenaz
impenitente
sobre las azaleas.

Febrero está durmiendo
una siesta implacable.


Catalina Zentner



Tanka Junto al rio
En pos de la ternura
Pasa la tarde
Retiene las caricias
En sus manos vacías Rebeca Montañez