Hilvanes



Una tarde de sábado al comenzar el otoño puede ser el comienzo del torzal de una red como las de cazar mariposas, ideal para que los pensamientos burlen a quien intenta guardarlos y se disparen, hilvanando presagios, recuerdos, sensaciones.

Hilvanes sueltos de la memoria, recurrentes promesas incumplidas, juramentos que caen como hojas secas desprendidas del tallo que las sustentó para alimentar verdores y dispersar fragancias.

Aromas de hierbabuena, romero, albahaca, eucalipto, pasiflora, verbena, hierbas que sanan el cuerpo y refrescan el espíritu, antitóxicos naturales que, no obstante, no alcanzan la curación absoluta de las heridas formuladas por el olvido y la apostasía.

Y el mundo sigue dando vueltas sobre su eje. Y cada quien lo hace como y cuando puede, girando en torno a su egolatría, permeable a la adulación, tan atractiva como imprevisible. Pero no nos importa, ¡es tan seductora!

Tarde de sábado, viento que trae consigo el polvo de ayeres resplandecientes, un café que se enfría y el monitor enfrentando un rostro cansado, detrás del cual alguien se da cuenta que ya no tiene más nada que decir.

Y la maldad acechando, disfrazada de virgen, con los brazos enjoyados con serpientes y la boca risueña y mentirosa, sostenida en su alabarda que, de tan refulgente, logra encandilar al incauto haciéndole creer que su brillo opaca la luz del mismo sol.

En tanto la tarde avanza y las primeras sombras anuncian que una lluvia vivificante podría estar acercándose. Aunque los pronósticos digan que es poco probable.
La imagen que ilustra el texto es "Mujer cosiendo" de Marie Cassiett
Catalina Zentner
Israel, octubre de 2007

Comentarios

Buenos Aires, Sábado 20 de octubre de 2007.

QUERIDA AMIGA:

Como bien lo dice Martha: Vivir tiene sus bemoles. Y así es que la vida te estrecha entre sus brazos y la naturaleza misma te renueva para ir siempre más allá de todo con el corazón noble, abierto y apacible. Así como te quiero.

Allí Martha te deja un buen consejo: "Avanzarán en la medida que le cedamos terreno"

Y yo te dejo otro que no sé si es sabio pero es tan cierto:
“No quites la mirada de tu enemigo, a quien cerca siempre debes tener más que a tus amigos, para poder ver sus pasos”

Con el uno y el otro, los ojos abiertos, y el alma dispuesta a perdonar pero sin dejar que el olvido inicie su proceso, todo puede pasar y la vida tiene un color distinto, por que ¿qué sería de la vida sin las penas, sin las lágrimas, y sin nuestros enemigos?

Besos entrañables en una tarde donde en tu hemisferio comienza el otoño y en el mío la revancha.

VERÓNICA CURUTCHET
Cartas de Amor, de Locura y de Muerte
Verónica Curutchet ha dicho que…
IMA:
Tengo una sorpresita para vos, pasate por El Mundo de Wilhemina Queen.
¡Millones de besos!!!
Lola ha dicho que…
BIen Catalina , me gusta este Blog y el de Ausencias, estoy remodelando mis Blogs , como ya viste y quería incluir tus enlaces en alguno de los míos.
Así no me perderé tanto y te visitaré más seguido.
Abrazos del mar.
Lola

-------------
Ana R ha dicho que…
Entreleo un cúmulo de evocaciones un tanto amargas...

Un gustazo regresar a leerte.

Abrazos
esta muy interezante tu blogs, mis felicictaciones, y que los exitos corran como corre el rio por los Buenos Aires.
desde Caxamarca-Perú.
Muy Cordial
Moshenga VIII Cabanillas

Entradas populares de este blog

EXTRAÍDO DE LA WEB La Fábrica de las Palabras

¡Feliz cumpleaños, hija mía!