Continuación de la entrada anterior...(nostálgicos abstenerse)

Especialmente para Pato y Susana...


Leo Dan es considerado uno de los cantautores más importantes de Latino América. Su música ha conquistado el corazón de todos los países de habla hispana.

Leopoldo Dante Tevez, mejor conocido como Leo Dan, nació un 22 de Marzo en Atamisqui, un pueblito en la provincia de Santiago del Estero, Argentina.

Hijo de una familia humilde, Leo se vincula con la música por iniciativa propia. A los 4 años de edad aprende a tocar la armónica y la flauta, sus primeros instrumentos. A los 11 años aprende guitarra, y comienza a componer sus primeras canciones.

A los 18 años forma un grupo de rock "Los demonios del ritmo" junto con amigos de su edad.

A los 20 años Leo Dan viaja a Buenos Aires con el deseo de triunfar y se presenta en CBS (Sony discos en la actualidad), donde inmediatamente firma su primer contrato discográfico. Su primer gran éxito "Celia ", llega a los primeros lugares en los rankings de popularidad a la semana de haber salido al mercado. Le siguen éxitos como "Fanny", "como te extraño mi amor", "Estelita", "Libre solterito y sin nadie", "Santiago querido", "Que tiene la niña", "por un caminito", "solo una vez", y muchos más.
 
Luego residió en España y posteriormente en México, donde siguió acumulando reconocimientos y éxitos.
 
Sus canciones sencillas fueron hits en los años 60´, adorado por multitudes de jóvenes que se enamoraron al ritmo de ellas.
 
Aquí les dejo la versión de "Santiago querido", dedicada a su querida provincia y mencionada por Pato y Susana en los comentarios.
 




Y un poemilla, rememorando aquellos inolvidables años de una lejana juventud.

Cabalgata de sueños
y rojos resplandores
libertad sin cerrojos
flotación en penumbras.

Abiertos los sentidos
respuestas al silencio
con explosión de nubes
catárticos destellos.

Momentos añorados
de osadía encubierta
en frágiles amores
de recortados riesgos.

¡Y el placer decretando
el fin de la inocencia!

Comentarios

elisa...lichazul ha dicho que…
uy!! no sabes que yo crecí escuchando a Leo Dan y su Te he prometido, que te he de olvidar♫♫♫

excelente recuerdo, nostálgico y super cálido en sentires

besitos y buen inicio de semana Cata querida
Roy Jiménez Oreamuno ha dicho que…
El fin de la inocencia y los años de la juventud son bellisimos, por algo Dios dice. Acuérdate de tu Dios en los años de tu juventud.

Sabes yo de niño oía a mis padres escuchar a Leo Dan por eso lo tengo presente en mi mente y por esa misma razón amo el tango.

Saludos
La Gata Coqueta ha dicho que…
Al descubrir la mañana se inicia un sendero de sueños donde el alma goza desnuda, al lado de la humildad. Y al reclinar la tarde, medita bajo la atenta mirada de la sensación reconfortada.

Soy un caminante que inicia el vuelo en busca de un sueño...

Viajando por el mundo, en cada uno de los pilares que se van forjando con el paso del tiempo llamados amistad.

Un día te conocí por obra del destino, percibiendo en el fondo de tus pupilas el mudo silencio de la soledad y el sentimiento ajenos a ti, para ser consolados con tus rimas en las horas de sombras inciertas.

Razón por la que descanso en los laureles de la colina del ruiseñor, al verme reflejada en el haz de luz que de tu alma vas desprendiendo...

Buen comienzo de semana!!

María del Carmen
Myriam ha dicho que…
gracias por la historia de él que no concocía. Un muchacho muy talentoso y decidido a cumplir sus sueños.

Besos
mia ha dicho que…
Bellisimo Catalina
Un abrazo fuerte
dondelohabredejado ha dicho que…
Cuando era chica tenía una vecina que lo escuchaba en el winco todo el día, así lo conocí y empecé a bailar sus canciones.
Qué lindo ver el video, estaba re jovencito!!
Linda poesía de lindos momentos, querida Catalina.
Te dejo un abrazo grandote.
TriniReina ha dicho que…
En cuánto dspierten en casa daré voz a los altavoces y disfrutaré con la canción.
Nada como la música para acercarnos a la juventid.

Besos
Nacida en África ha dicho que…
Mi querida Catalina: La juventud se pierde en el tiempo pero no en nuestro pensamiento donde revive una y otra vez sobre todo al oir una determinada canción. Ahora hay un programa en en un canal de TV que se llama: "Que tiempo tan feliz" y yo, oyendo las canciones de mi juventud, disfruto como una locuela :)¡Qué tiempo tan feliz!

Brisas y besos, Catalina.

Malena

P.D/ Al fin me puse el gadget de los comentarios :) Gracias.
M@R ha dicho que…
hola, gracias por tu visita,
yo muy alejada de esto aun que de vez en cuando publico algo, eso si no me olvido de ustedes, cada una esta en mi,,,
han pasado muchas cosas y entre alegrias y lagrimas aqui estoy,,,
espero que estes bien y que DIOS te bendiga,,,
un fuerte abrazo,,,
M@R,,,
fgiucich ha dicho que…
Cuando la nostalgia se hace verso y galopa sobre los recuerdos. Volvì a recorrer caminos olvidados. Abrazos.
Liliana Lucki ha dicho que…
Un hermoso recuerdo.Hace tanto......

Un abrazo Catalina.

LILI
Rud ha dicho que…
Hola, Catalina
Muy bonitas las dos entradas, me encanta tu manera de redactar.
Desconocía la historia de Leo Dan, pero sí había escuchado algunas de sus canciones, incluida "Santiago querido", pensé que se refería a la capital chilena, tiempo después me enteré que era argentino y le cantaba a su pueblo.
Un gran abrazo
SUSURU ha dicho que…
Gracias!!!! qué creatividad y regalo del corazón me hacés al publicar este video y el poema maravilloso.

La juventud, divino tesoro que nos ayudó a crecer y a hermanarnos.

te quiero Cata,

¿te lo había dicho?

besotes

te puedo gacer un pedido?

amo el chamame de tu Corrientes. ¿te inspirarás para regalarnos otro mimo como este?
La Gata Coqueta ha dicho que…
En Mis caricias del alma he dejado una cesta de rosas que abre la entrada de hoy "Quiero ver el alba" de bonitos colores, la he compuesto con mucho amor para quien se la quiera llevar como un presente, para sentirse acariciado por el suave aroma de sus fragantes pétalos.

Un sentido y fuerte abrazo en este fin de semana para ti!!

María del Carmen

Entradas populares de este blog

EXTRAÍDO DE LA WEB La Fábrica de las Palabras

¡Feliz cumpleaños, hija mía!