domingo, 28 de marzo de 2010

Haiku 40

Querida gente, me tomo unas mini-vacaciones hasta el 5 de abril.
Un fuerte, fuerte abrazo para todos.
Cuando regrese, estaré visitándoles,
como siempre.



jueves, 25 de marzo de 2010

Plegaria



Por los que fueron silenciados
los que dejaron sangre en campos de batalla
obedeciendo a negros intereses
esclavos por el  pecado de pensar.

Por el hambre de tantas criaturas
por  madres con los pechos resecos
por  hombres angustiados bajo el yugo
de la precariedad de su estipendio.

Por el vasto universo escarnecido
por la tierra furiosa en remezones
por árboles caídos en tormentas
por pájaros sin alas y sin canto.

Por aquellos que rezan y comulgan
con transacciones y estupro y pesadilla
por la infancia robada
por los huesos
de tantos olvidados en un foso.

Por amores truncados
por la muerte
acechando al más débil como buitre
por el frágil suspiro de una esposa
y su fuente de  llanto irremediable.

Orar por tanto ser desesperado
aferrarse a  certezas dibujadas
por escritos y prédicas insulsas
con ángeles guardianes invisibles.

Intentar peticiones milagrosas
que curen el dolor insoportable
ubicarnos en dogmas y principios
teoría que se expande y nos gobierna.

En tanto la simiente del demonio
crece y se multiplica sin recaudos
nos cuesta emigrar de la burbuja
de insensata y volátil fantasía.


¡Qué no sea solamente un sueño!

Israelíes y palestinos cantan juntos por la Paz


Catalina Zentner
Buenos Aires, 2010

viernes, 19 de marzo de 2010

De tu abrazo perdido





Extravié la manera de abrazarte
en no sé que lejanas, olvidadas comarcas.
 Jorge Delbravo

Se me perdió tu abrazo en el cielo grisáceo,
funesta madrugada de un febrero infecundo.

Queda un surco y vestigios,
fuente de resplandores ausentes como el llanto
que reduce a cenizas restos de íntimo fuego.

Amores tardíos senderos intrincados,
reparador atisbo, exhalación de auroras,
laberinto de espuma que mi dolor  esconde.

Al perderse tu abrazo me condené al calvario,
ese sitio difuso, imprevisto, siniestro,
donde purgo la culpa de quererte conmigo.

He perdido tu abrazo en el umbroso bosque
de espectros taciturnos y árboles recortados
por la furia del viento.

Cuesta reconocerme sin el lazo de nubes
y el bálsamo de especias que contuvo mi herida
cuando el sol se ausentaba.

El invierno está cerca, la plaza solitaria,
Es noche y se ha dormido la rosa de los vientos.


Catalina Zentner
Marzo de  2010, sin tu presencia.

martes, 9 de marzo de 2010

Madre tenía los pies pequeños

 
Madre tenía los pies pequeños y el corazón enorme.
Nunca dejó de ser niña, eso se percibía en sus grandes ojos color verde-mar. Creía en la gente buena, daba sin esperar algo a cambio, sonreía y el sol se podía ver aún en los días más tormentosos.
Sus manos eran alas que acariciaban, su voz tenía sonido de campanillas.
Madre nos dejó un 25 de enero. Luego se sumaron ausencias, como si quienes la amaron fuesen a su encuentro. Ausencias  que, me gustaría creer, se cobijan en su regazo esperando dormirse con sus canciones que hablaban de pájaros y nubes.
Quedó tras ella un perfume de jazmín que se revela en noches solitarias,cuando el llanto me agobia. Entonces sonrío pensando en sus pies pequeños, sus manos de hada, su palidez de luna.
Estoy alcanzando la edad en la que madre dejó de ser hada para retornarse ángel, como lo fuera cuando me esperaba a la salida de la escuela y tomada de su mano, aprendí que el milagro tenía presencia de una mujer de pies pequeños y sonrisa de azúcar.

Hoy evoco su nombre, Clara. Y la nostalgia  me me trae aromas y sabores de un ayer con burbujas tornasoladas, duendes risueños y pétalos que cubren mi soledad.
Te pido que te detentas un momento para leer una entrada del poeta español, José Diez:


Una luz en la noche, a Catalina y Rebeca


Mis otros Blogs te aguardan:


miércoles, 3 de marzo de 2010

Mar de Olvido

El video lo realizó un buen amigo, Luis Horacio Garabato Vieyra.






Mis otros Blogs te aguardan:
http://seamosobjetivos.blogspot.com

Y desde aquí, puedes bajar el número 36 de la Revista Estrellas Poéticas
 Pincha AQUI y bájame