viernes, 11 de abril de 2008

Distancia y olvido


Dicen que la distancia es el olvido

pero yo no concibo esa razón…

Roberto Cantoral


Distancia y olvido, cercanía y resurrección. Y tú, más allá de mis desvelos, siendo presencia, llama votiva, claraboya por donde ingresa la claridad al cuarto donde languidezco, hecha sombra, rama seca, raíz desmembrada.

Futilidad de saber de la acidez del vino y la palidez del acebo que intentamos reverdecer aunque el granizo hizo lo suyo sin que pudiésemos evitarlo.

Distancia-desmemoria y en el medio, mi rebeldía diciendo que es posible sortear las riberas de un adiós desesperado para flotar en medio de la nada, aguardando el viento propicio que calmará el ardor de mis pupilas, ciegas de tu luz amada, esquiva, inabordable, ausente, voluble y tendenciosa.



Catalina Zentner
Abril, 2008

31 comentarios:

Wilhemina Queen dijo...

es posible, es posible sortear las riberas de los adioses!!!!!!!!!

te lo aseguro!

besos
te quiero!

Lola Bertrand dijo...

Tus palbras siempre despiertan emociones Catalina....
Tienes un regalito en mi Blog Vestida de Mar, espero que pases a recogerlo cuendo puedas.
Abrazos
lola

http://vestidademar.blogspot.com

PIZARR dijo...

Solo entro, te leo despacito y me marcho en silencio.

Un beso

julia del prado morales dijo...

Cuánta tristeza en cada lìnea tuya, por ese amor...besos, Julia

Manuel Cortés de Gabriela dijo...

Leo tu prosa y me transmites tristeza, pena, por ese amor que hubo, que se fue; eso. Abrazos desde Tenerife, Manuel Cortès, poeta de Jerez

Migdalia B. Mansilla R. dijo...

Siempre es posible sortear las riberas del adiós, por supuesto que sí, siempre que se quiera volver con las manos llenas de los frutos recogidos y el abandono de lo que fue distancia.

Siempre grato leerte y te felicito por el premio, más que merecido.

Besos,
Migdalia

Fermina Daza dijo...

No todo el mundo es capaz de sentir ese amor que trasciende más allá del espacio y del tiempo. Cuando se ama así, es porque se ama de verdad, entonces, no hay que sentirse triste, sino una privilegiada porque, en ese caso, la distancia nunca, nunca, es el olvido ¡Jamás!

Abrazos

Catalina Zentner dijo...

While, mi niña ¡ya lo creo!

Lola, gracias iré en cuanto esta gripe de primavera que me tiene en jaque me lo permita.

Pizarr: tu silencio me conforta, porque me habla dulcemente.

Julia: pena, sí, pero que dejó de doler.

Manuel, pronto iré a visitarte.

Migdalia, todo es posible cuando el corazón está dispuesto.

Fermina, los recuerdos en su justo lugar.

Un abrazo desde mi corazón,
Catalina

lágrimas de mar dijo...

muchas gracias por tus preciosas palabras en mi blog

me encantará que vuelvas y me encantará venir

un beso enorme

lágrimas de mar

Maru dijo...

Los adioses siempre son desesperados.
Precioso.
Me alegro de haberte encontrado....

saludos

Miriam Jaramillo dijo...

Catalina. Hace muy poco que te visito,pero puedo decir,sin lugar a equivocarme,que estoy frente a una gran mujer y que cada palabra que nos regalas,esta llena de amor,sinceridad y dulzura. Por eso te haces merecedora del PREMIO HONOR 2008. Recibe mis respetos y mi amistad.

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

que se muera el olvido...

Catalina Zentner dijo...

Lágrimas, Maru, Miriam, Olvido...
invocar a los fantasmas pidiéndoles que nos dejen en paz, ese es el camino.
Un beso a todas, gracias por vuestras hermosas palabras.

Catalina Zentner dijo...

Miriam, gracias, voy a buscarlo con mucho gusto.

Raquel Fernández dijo...

Bellísimo, Catalina. Esta vez me quedé sin palabras.
Un beso!

Camille Stein dijo...

Un texto precioso, Catalina.

Volveré a menudo... Sin distancia y sin desmemoria.

Un placer.

Saludos.

Catalina Zentner dijo...

Gracias, Camille, ¡te espero!

WILHEMINA QUEEN dijo...

No te equivocas Miriam, Catalina es una GRAN MUJER, así, en mayúsculas.

Un abrazo!

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

que lindos los comentarios que me dejaste, esas palabras me dan ganas de seguir escribiendo que ultimamente estoy en duda...

TOROSALVAJE dijo...

Aunque sea tan doloroso me encanta leerte, tienes una capacida asombrosa para transmitir sentimientos.

Besos y gracias.

Marinel dijo...

Me parece peligroso entrar en tus blogs, porque siempre salgo de ellos con el corazón encogido por la emoción.
Qué bonita melodía dolorosa hecha de ausencias y olvidos, de recuerdos y desvelos...
Precioso como siempre.
Un beso.

Catalina Zentner dijo...

Raquel niña bonita, While, Olvido otra vez, Toro, Marinel, sepan que me estimulan con vuestros comentarios, les estoy muy agradecida.
Abrazos enormes,
Catalina

Trini dijo...

Ojalá que la distacia fuese el olvido...

Me ha encantado este texto Catalina.

Besos

Catalina Zentner dijo...

Distancia y olvido, casi siempre confluyen, Trini.

Leticia Zárate dijo...

Y en los escondrijos del alma revoloteando bellas remembranzas que nunca se irán...

Besos.

Leticia Zárate.

Catalina Zentner dijo...

Leti, quedan, quedan...

fgiucich dijo...

Esa distancia que no permite olvidar. Abrazos.

Maria Jesús dijo...

El amor verdadero sabe vencer la distancia y nunca sucumbe al olvido. Bello escrito, Catalina. Tu blog es una delicia

Catalina Zentner dijo...

Fer, María Jesús, mis repetidas gracias por tan lindos comentarios.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Catalina:
Tus palabras siempre me enternecen y son una delicia. Me han gustado mucho.
Eso sí, veo que has puesto a Portillo de la luz, este cantante de mi pueblo, como autor de ese fragmento de canción, cuyo nombre es La Barca, cuyo autor es Roberto Cantoral. No me tomes a mal que te haga esta aclaración. Besitos:
Tadeo

Catalina Zentner dijo...

Gracias, José Tadeo, ya mismo corrijo el error y de ninguna manera lo tomo a mal.
Un abrazo y gracias,
Catañoma