domingo, 29 de junio de 2008

Como el sabor de las cerezas

Image Hosted by ImageShack.us

Fue un beso prolongado y amargo, como el sabor de las cerezas.

Estábamos al pie de la cañada desde donde partiría el pájaro que alguna vez irrumpiera en la dócil costumbre de mis días.

Entonces las cerezas eran dulces, las luciérnagas iluminaban las noches nubladas y en el vado despertaba un duende a la armonía de canciones antiguas.

Hubo ciertas mañanas pesarosas, incertidumbre, inconstancias, devaneos. Y un sol recalcitrante que espantaba a los últimos espectros, demorados en la estampida de la noche agonizante.

Y llegaste. Sin el cortejo de un gordo querubín con la flecha y el arco, pero con una nube afelpada entre tus cejas, que elegí no mirar, temerosa de oscuras premoniciones o consignas.

Alquimista de los sentidos, condimentaste tus besos con especias prodigiosas, me diste a beber licores que me condujeron al éxtasis, de tu boca a la mía cruzaron cerezas de encendido rojo y corazón almibarado.

Cuando cedió el hechizo la acidez reemplazó picantes y dulzuras y el fuego cedió paso a la más fría de las desolaciones.

Y llegamos a decirnos adiós. Al borde del camino desvío la mirada para evitar la languidez de las cerezas colgadas de las ramas, cuando retorno al ámbito crucial del desamparo.



Catalina Zentner
2008

jueves, 26 de junio de 2008

Íntimo

Image Hosted by ImageShack.us


Desde oscuro altozano, la memoria

surcada por canales despoblados

espíritus asedian vieja historia

por antiguos augures confinados.


En cierto territorio desmedido

reina de espadas corta la maleza

cansada de favores concedidos

al pálido fulgor de su realeza.


Chillidos persistentes de los grajos

campanas deslucidas sin badajos

fontanas sentenciadas por la herrumbre.


Andar y regresar sin equipaje

cubrir con devoción pena salvaje

no hacer lugar a fórmula y costumbre.



Catalina Zentner
2008

domingo, 22 de junio de 2008

Adicta

Image Hosted by ImageShack.us


Adicta a la ilusión de poseerte,

adicta irrenunciable a tu mirada,

adicta consecuente del milagro

que concentra en mi piel, tu cercanía.


Y no existe razón ni medicina

capaz de redimir tanto quebranto

delicioso y fatal, pleno y obtuso

que me atrapa en la red de tus antojos.



Catalina Zentner
2008

jueves, 19 de junio de 2008

¡Feliz cumpleaños, hija mía!

Image Hosted by ImageShack.us



Hoy me tomo una pequeña licencia y pongo un poema escrito
cuando mi hija cumplió siete años.

Pasó el tiempo, ella es mamá y hoy, en su cumpleaños, le dejo con mi amor,
este pequeñísimo homenaje dándole gracias
por las muchas alegrías que me da.


Ya la noche ha caído como un manto sedoso

mi niña se ha dormido con su muñeca en brazos.


Para no despertarla entorno las ventanas

por si acaso la luna intentara robármela.


En su faz dibujada vislumbro una sonrisa

¿soñará con un hada con vestido de brisa?


¿Qué serán sus ensueños: mariposas o cisnes?

¿O una ronda de bellos personajes de Disney?


Oh, son sus siete años llenos de fantasía

los que ponen colores a mi melancolía.


Cuando el tiempo transcurra y asome la mujer

¿guardará en una esquina un trozo de niñez?


Más yo seré la sombra que vigile su andar

mariposa cansada que aún pretenda volar.



Catalina Zentner
Escrito hace muchos, muchos años.

martes, 17 de junio de 2008

La lluvia es el columpio...

Image Hosted by ImageShack.us

La lluvia es el columpio

donde un sueño se mece

sobre plazas y parques

bajo aleros vacíos.


Un sueño transitorio

de pájaros azules

y volátiles plumas

y rotas sinfonías.


La lluvia es casi párvula

cuando asoma en otoño

porta grises al hombro

de una gaviota ciega.


Lluvia, cabalgadura

a lomos de las nubes

cómplice de mis horas

de tristeza y mudez.


Del cofre de recuerdos

barquitos de papel

saltos sobre los charcos,

travesuras y juegos.


Y el cruce de calzada

hacia la adolescencia

cuando la sangre advierte

del amor el embrujo.


Que lluevan melodías

sobre los corazones

y traigan aleluyas

sobre los infortunios.


Lluéveme con ternura

amor

no te demores.



Catalina Zentner
2008

viernes, 13 de junio de 2008

En medio de lo oscuro

Image Hosted by ImageShack.us


En medio de lo oscuro, la esperanza

de luces que anticipan madrugadas,

de lunas portadoras de miradas,

de consecuente y sólida confianza.


En mitad de lo oscuro, reflexiones

que disipen la nube subrepticia

y precipiten pétalos. ¡Delicia

de música que alegra corazones!


Cuando la oscuridad se posesiona

de un minuto robado a la alegría

pretendamos vestir blanco ornamento


mudando la negrura que obsesiona

en torrencial azul de fantasía,

en luminosidad cada momento.


Catalina Zentner
2008

miércoles, 11 de junio de 2008

Necesito decirte, con traducción al catalán

Image Hosted by ImageShack.us



Necesito decirte

Necesito decirte que me falta tu ternura resbalando en la súplica de los sentidos, que se ha desquiciado mi horizonte, que un revuelo de espuma se apaga lentamente en mi playa descalza.

Necesito decirte que me ahoga un llanto insomne, que me pierdo en laberintos sin edad atrapada en el vacío de soledades rotas, inmersa en una órbita de silencio donde no se oyen cánticos y pájaros oscuros se han robado todos los colores.

Necesito decirte que voy cayendo dentro de mi alma y aunque busque vestigios no me reconozco, atrapada he quedado en la angosta cenefa del desamparo.

Necesito decirte que tengo frío, un frío atroz y despiadado que ha eclipsado resplandores, consumiendo mi retina, cegándome a la gracia del delirio.

Necesito decirte, amor lejano, inasible y oscuro, que te aguardo en el límite exacto de la apostasía, en la ebriedad de una espera interminable, rendida a tus diluvios y naufragios.



Catalina Zentner

Israel, 2006


Necessite dir-te



Necessite dir-te que em falta la teua tendresa relliscant en la súplica dels sentits, que s’ha desballestat el meu horitzó, que una revolada d’escuma s’apaga lentament en la meua platja descalça.

Necesite dir-te que m’ofega un plor insomne, que em perd en laberints sense edat atrapada en el buit de soledats trencades, somorgullada en una òrbita de silenci en què no se senten càntics i ocells obscurs s’han furtat tots els colors.

Necessite dir-te que vaig caient dins de la meua ànima i encara que busque vestigis no em reconec, atrapada he romàs en l’angosta sanefa del desempar.

Necessite dir-te que tinc fred, un fred atroç i despietat que ha eclipsat resplendors, consumint la meua retina, cegant-me a la gràcia del deliri.

Necessite dir-te, amor llunyà, inasible i fosc, que t’aguaite en el límit exacte de l’apostasia, en l’ebriesa d’una espera interminable, rendida als teus diluvis i naufragis.



Pere Bessó i Gonzalez

http://perebesso.com/


lunes, 9 de junio de 2008

Una mujer con flores en el pelo

Image Hosted by ImageShack.us


Una mujer desnuda y en lo oscuro

tiene una claridad que nos alumbra

Mario Benedetti




Una mujer con flores en el pelo

y una pizca de olvido entre los párpados

dibuja una entelequia cuando afloja

el cordaje que amarra su memoria.


Una mujer de blanco a pleno día

tiene un poco de niebla en la mirada

como si la tristeza hubiese anclado

en la oquedad sin peana de su esencia.


Una mujer que llora y se debate

entre luminiscencia y cerrazón

abriga el corazón desguarnecido

por el feroz tributo del deseo.



Catalina Zentner

Junio 2008




Traducido al catalán por el poeta Pere Besso i Gonzalez

http://perebesso.com/



Una dona amb flors als cabells


Una mujer desnuda y en lo oscuro

tiene una claridad que nos alumbra

Mario Benedetti

Una dona amb flors als cabells

i un pessic d’oblit entre les parpelles

dibuixa una entelèquia quan afluixa

el cordatge que amarra la seua memòria.


Una dona de blanc a ple dia

té una mica de boira en la mirada

com si la tristesa hagués ancorat

al buit sense peanya de la seua essència.


Una dona que plora i es debat

entre luminiscència i nuvolada

el cor desguarnit abriga

pel feroç tribut del desig.





¡Gracias por este regalo maravilloso, inesperado!

jueves, 5 de junio de 2008

Sin título

Image Hosted by ImageShack.us


Nadie responde al dolo y la inclemencia

que asola multitudes postergadas,

por su oscuro color arrinconadas

en la vasta región de la inconsciencia.


Destinatarios son de privaciones

marcados en azar de mansedumbre,

sujetos a señal de servidumbre

privados del derecho a las opciones.


África en soledad irremisible,

muerte por hambre y bárbaro criterio

del dolor, más allá de la oratoria.


Desde un grito que roza lo imposible,

sin ejercer fraterno magisterio

no se cambia el trazado de la historia.



Catalina Zentner
Junio 2008

lunes, 2 de junio de 2008

Ella, la soledad...

Image Hosted by ImageShack.us

Descifraba los signos habituales,

caminaba por rumbos desolados

sin medrar en espacios alejados,

ni encontrar mi reposo en los hostales.


Hasta que al fin llegó, breve centella

vestida del color de los trigales,

nacida en los lejanos arrabales

de la memoria, frágil y doncella.


Hoy se ha filtrado en todo lo que siento

en la razón y el puro sentimiento

en mis glorias, también en mis fracasos.


Como si nada fuera momentáneo ,

como si todo fuese subitáneo,

ella, la soledad, va tras mis pasos.



Catalina Zentner
Junio 2008