viernes, 29 de junio de 2012

Una pausa


Su cansancio parte en dos la veracidad de las palabras. Ha tejido sueños combinando vida y poesía y hoy la  ternura se le ha traspapelado en el agobio de no saberse.
Busca el duende perdido, el estremecimiento que anticipa la profecía, la luna que se incendia sobre el agua, la última flor salvada del naufragio.
Sólo queda el silencio entre sus dedos. Y un reclamo sin fin en sus pupilas.

Catalina Zentner

viernes, 22 de junio de 2012

MUJER DE NADIE


Extraído de un artículo del escritor peruano Juan Lapeyre:


Lo que estructura un poema es siempre o un objeto o una situación o una experiencia o sensación: es como la silueta del poema. A veces esto está dado por el género, por ejemplo, en los retratos o en poemas que tienen que ver con declaraciones de amor, donde hay una situación entendida desde antes (y el poeta la re-rpresenta). A veces, no hay nada previo y uno se la inventa, pero también significa que hay que dar al lector u oyente una pauta para que pueda descubrir esa silueta. Entonces, eso gobierna el poema como un mapa que sugiere las notas.

¿Cuál de estas fuerzas es la que debe expresar la puntuación? Si entran en contradicción, entonces prefiero que el lector encuentre su puntuación.
La puntuación debe ser una ayuda para comprender el poema, pero no solo su lógica, sino también sus énfasis, ritmo, composición. Si la coloca y empiezan a ver solo partes o aspectos del poema, entonces lo tergiversan. Mejor que el lector u oyente haga el mapa solo.



Mujer de nadie
madre de los desposeídos
virgen del barro y la desidia
caprichos de una vida y la siguiente
talco de luna
cáliz de rocío
tus pies marcan la tierra
que transitas en medio 
del más aterrador de los silencios.

Catalina Zentner
Buenos Aires, 2010

miércoles, 20 de junio de 2012

viernes, 8 de junio de 2012

Estos días de otoño


Estos días de otoño
entrañable tibieza
desde el refugio claro
de las evocaciones.

Desfilan los paraguas
transitan mediodías
fugitivas las nubes
entornando sus párpados.

Estos días de otoño
amable recorrido
por álbumes y sepias
instantáneas y versos.

Días que se desgranan
cuando el cielo se nubla
y asoma la mirada
perdida no sé dónde.

Estos días de otoño
que suman sueño y vida
espejos y crepúsculos
helechos en vigilia.
 
Días desguarnecidos
donde todo parece
escapado de un cuento
portal de profecías.

Catalina Zentner
Buenos Aires 2012
Imagen tomada de Internet

viernes, 1 de junio de 2012

Interminable espera


Algo queda.
Sabores, melodías,
un verano y el mar
melancolía.
Un costal de ternura
y arrebatos
palabras desgastadas por el tiempo.

Soledad y silencio me acompañan
y nada existe ya de lo que fue.
La orfandad se hace herida
¡y cómo sangra!
sin bálsamo o tisana sanadora.

Paradigma y la espera: sustentáculo,
circular profecía, desventura.

Y un nido de tristeza en mi garganta
dónde no quedan pájaros. Se han ido
buscando las primicias. Soy invierno.


Ante mí hubo caminos seductores
más escogí el de piedras afiladas.
¡Cuántas veces caí y me he levantado!
Más no me quedan fuerzas, y la  espero
tomándome la mano y conduciéndome
hacia el reino anhelado: el de la luz.

Interminable, oscura, amarga espera.
Diletante y venial, como he vivido.
Catalina Zentner
Buenos Aires, Junio de 2012