viernes, 27 de enero de 2012

La rueda de los días


Como un rayo de luz, como un soplo de brisa,
repican cascabeles, reverdece el suspiro,
crepúsculo de garzas, duendes en correteos,
luna que se desata las trenzas, distraída.

Brasas de ayer avivan párpados de rocío en rosas y camelias.
 Lamento de torcazas, relojes atareados,
 hombres de gris cubiertos,  
almas que se desnudan de música y palabras.

Mi capital de estrellas decrece, 

¿es posible remontar barriletes o dibujar auroras?
Caliente mes de enero bordando precipicios, 

en tanto gira y gira la rueda de los días.



Catalina Zentner, enero 2012
Imagen tomada de Internet

viernes, 20 de enero de 2012

Renuncio

RENUNCIO



Dedicado a mis seres queridos



A trasquilar la espesa multitud de vocablos
que retoman el curso de soles sostenidos.
Melodía de luces, afán de mariposas,
fervores de algoritmos, retorno de gaviotas.

Renuncio a solazarme curtiendo remembranzas,
trasmutando este sólido linaje de mi cuerpo.
Vivir el hoy me alcanza, agradecer el canto
que persiste y persiste en medio de tormentas.

Renuncio a lo negado, me envuelvo en plenitud,
hago de cuenta que voy naciendo cada día.
Mi hoy es ese punto crucial de la existencia
entregada a los seres que tanto amor me ofrecen.

Aunque a veces los vientos me lleven al pasado
permanezco en su esfera siguiendo los dictados
del alma alimentada con retales de luna,
reflejos de azucenas, frescura de cascadas.

(Y regreso, regreso a combatir esperas
silbando con el viento, rotando en armonía)



Catalina Zentner
Buenos Aires, 2012

sábado, 14 de enero de 2012

Aprender a estar sola


 Es iniciar  caminos de contrastes,
 con luz intermitente y algoritmos,
 es revisar el libro de pendientes
 y actualizar la agenda de suspiros.

 Es darse cara a cara con el cielo
 y no sentir que el aire se adelgaza,
 alboroto y sosiego, baño de luna,
 que lava y purifica y estremece.

Es beber con fruición vino y silencio,
denunciar golondrinas y torcazas,
ahuyentar los espectros
y enterarse
que el fruto de la gloria es sólo un sueño.

Sentarse en la escollera del recuerdo,
ver como el viento juega con la arena,
mirarse sin pudores ni recelos,
sumergirse y flotar al mismo tiempo.

Aprender a estar sola  es disolverse
en virginal misterio del comienzo,
es saber que la noche es el refugio
murciélago acechante,  y no temerle.

Soplar un clarinete imaginario,
degustar el brebaje que apacigua,
el libro que acompaña,
unas manzanas,
y afrontar cada lance con las sombras
sin darse a conocer bajo la máscara.



Catalina Zentner
Buenos Aires, 2012

sábado, 7 de enero de 2012

Remolino de pájaros


Liviandad en el aire
desde un campo de estrellas
vaguedades
suspiros
benedictus irreal
sílabas centelleantes
alamares
corcheas
el revés de la sombra
remolino de pájaros
frontispicio de auroras
voces desconocidas
me pierden
me descubren
hasta que el sueño acude
para que me regreses.


Catalina Zentner
Enero de 2012
La imagen fue tomada de Internet

domingo, 1 de enero de 2012

A pesar de mi silencio

Quiero agradecer a quienes todavía me recuerdan y me dejan saber que han estado.
Sigo siendo un pájaro que se ha olvidado de cantar.
Por eso, les dejo este video, como testimonio de mi cariño sincero e invariable.
Feliz año 2012, con paz, amor y tolerancia.