miércoles, 29 de septiembre de 2010

Baila conmigo hasta el final del amor...(Svokdo)

Percibo
el final del amor
sin el roce de tus manos
en la danza rotunda del deseo
vibrante, seductora, incomparable.



Ceñida en paño oscuro se deshoja
la noche sosegando mis heridas
bailo en torno de un sueño
como si me abrazaras
como si.

Catalina

"Dance Me To The End Of Love", por Leonard Cohen


Dance me to your beauty with a burning violin
Dance me through the panic 'til I'm gathered safely in
Lift me like an olive branch and be my homeward dove
Dance me to the end of love
Dance me to the end of love
Oh let me see your beauty when the witnesses are gone
Let me feel you moving like they do in Babylon
Show me slowly what I only know the limits of
Dance me to the end of love
Dance me to the end of love


Dance me to the wedding now, dance me on and on
Dance me very tenderly and dance me very long
We're both of us beneath our love, we're both of us above
Dance me to the end of love
Dance me to the end of love


Dance me to the children who are asking to be born
Dance me through the curtains that our kisses have outworn
Raise a tent of shelter now, though every thread is torn
Dance me to the end of love


Dance me to your beauty with a burning violin
Dance me through the panic till I'm gathered safely in
Touch me with your naked hand or touch me with your glove
Dance me to the end of love
Dance me to the end of love
Dance me to the end of love




Llévame bailando hasta tu belleza con un ardiente violín
Llévame bailando a través del pánico hasta
levantarme como un ramo de olivo y sé mi regreso paloma
Llévame bailando hasta el final del amor
Llévame bailando hasta el final del amor

Oh, déjame ver tu belleza cuando los testigos se han ido
Déjame sentir que se mueve como lo hacen en Babilonia
Enséñame lentamente lo que sólo conocen los límites
Llévame bailando hasta el final del amor
Llévame bailando hasta el final del amor


Llévame bailando hasta la boda, llévame bailando una y otra vez
Llévame bailando muy tiernamente y la danza se alarga
Los dos estamos por debajo de nuestro amor, estamos por encima
Llévame bailando hasta el final del amor
Llévame bailando hasta el final del amor


Llévame bailando hasta los niños que están pidiendo nacer
Llévame bailando a través de las cortinas que nuestros besos han gastado
Levanta una tienda de la vivienda ahora, aunque todos los hilos estén rotos
Llévame bailando hasta el final del amor


Llévame bailando hasta tu belleza con un ardiente violín
Llévame bailando a través del pánico hasta que esté recogido de forma segura
Tócame con tu mano desnuda o tócame con tu guante
Llévame bailando hasta el final del amor
Llévame bailando hasta el final del amor
Llévame bailando hasta el final del amor

viernes, 24 de septiembre de 2010

Muñecas rotas


Navegan por mares de pesadumbre
títeres ultrajados
desde la indescifrable memoria
de los tiempos.

Esclavas del placer de los señores
en noches de vigilia
luces rojas
sábanas arrugadas
y a lo lejos
una infancia de abusos
donde caben  horror y  pan amargo
descontadas sus rotas primaveras.

Yacen miembros dispersos
en sucios escaparates de bazares.

Nadie habrá de llorarlas
perdido el lazo azul de azul refugio.

Afuera el viento silba despiadado
y un borracho se entrega a sus visiones.

Catalina Zentner (Derechos Reservados)

domingo, 19 de septiembre de 2010

Poemilla y video

Me diste la intemperie,
la leve sombra de tu mano
pasando por mi cara 
Julio Cortázar.
Y yo solté mi alforja de ternura
el canto de las lilas
mis lágrimas de luna
para darte mi adiós desesperado

Catalina Zentner

Para mi, la más bella interpretación
del Bolero de Ravel

sábado, 11 de septiembre de 2010

De mi cajita de buenos recuerdos

Ellos son: Eduardo, Analía, Nelly y Sara, asistentes al taller literario que coordiné en Corrientes, en el año 2001. Fue una de las más bellas experiencias que me ha regalado la vida.
Hace un rato, revisando mi cajita de recuerdos, encontré el poema que Eduardo escribió para mi, y a pesar de haberlo leído tantas veces, nuevamente acuden lágrimas a mis ojos.


Buena Senda

Rosa de los vientos tallada en la seda
aceptaste paciente nuestras veletas dispares,
y apoyados en tu firme saber
supimos el rumbo tomar para andar.

En el arte difícil de guiar
nos mostraste seducciones, antes que imponer
fuiste como una hoja transparente
para que a través de ti pudiéramos ver.

Moderadora incansable impartiendo equilibrio
e inagotable fuente de estímulo generoso
supiste hablar con los silencios,
y construir silencios con palabras.

Como el agua que fluye de la fresca fuente
me diste de beber al pasar y cantando,
antes sabíamos lo que era errar sedientos
ahora descubrimos el sendero de saciar la sed.

Como el ave que a diario recibe alimento
desplegaremos alas para ir a buscarlo
y valdrá la pena esforzarnos al extremo
si logramos arrancar al trino una nota de canto.

Y todos sabremos que no importa dónde estés
porque serás la primera en escucharlo,
privilegios de las madres generosas
el disfrutar el fruto de tus hijos lierarios.

Rosa de seda cubierta de rocío,
bajo tu lumbre de suave vigor que arrebata
la pena, el dolor y el hastío,
se hacen nada, o fragante espuma de plata.

Camino a ser piedra,
me enseñaste a ser canción.

Eduardo José



Y para otro buen amigo, Fer Giucich. esta caricia para el alma, en un día propicio a las evocaciones. Porque la infancia es un bosque que conserva vivencias instransferibles.

Algunas veces sueño con un bosque
con árboles azules y ardillas atrevidas,
un sol que está al alcance mi mano
y el olor de la tierra, suave y tibia.

Algunas veces sueño con un bosque
con hadas de larguísimo cabello,
el viento azul retoza en sus gargantas
y les regala pájaros y pétalos.

Algunas veces sueño con un bosque
y soy la rubia niña de aquel cuento
que no olvidé, tan vivo en mi memoria
azul infancia, bosque del recuerdo.


Catalina Zentner




sábado, 4 de septiembre de 2010

Amarte



Amarte es caminar por la cornisa
de alturas desmedidas, escarpadas.


Amarte es navegar en la tormenta
del cuerpo y los sentidos y la mente.


Amarte es respirar agua bendita
y extrañar los sonidos del silencio.


Amarte es encontrarte en la memoria
del fuego, entre rescoldos y cenizas.


Amarte es diluirme en agua oscura
y renacer en soles solitarios.


Amarte es estrenar la luna nueva
ciñéndome en el aire y el lucero.


Amarte es iniciarme en el misterio
y el conjuro del mágico delirio.


Amarte es esa alquimia milagrosa
que suma sombra y luz y a veces duele.


Amarte, al fin es dar con las respuestas
y hacer innecesarias las preguntas.


Porque amarte es la clave, y con amarte
la claridad deja de ser esquiva.


La imagen que elegí para estos versos corresponde a una pintura de Gustav Klimt
Catalina Zentner

jueves, 2 de septiembre de 2010

¡Qué noche, la de anoche! Gracias, gracias, gracias....


La voz de la poesía esparció melodía ante la audiencia que desafió una tarde fría ventosa y con persistente lluvia, en El Archibrazo Bar, el miércoles 1 de setiembre de 2010.
Allí, un grupo de temerarios que confían en la salvación de la mediocridad por obra y gracia de la poesía, concentró a unas cuarenta personas, casi todos poetas, que aportaron silencio, emoción y amistad.

Temo no mencionar algunos nombres y pido disculpas si eso ocurriera. Pero no puedo dejar de nombrar a Miguel Madrid, Laura Chiesa, Silvia Valdez, Amalia Mercedes Abaria,Silvia Bec, Cayetano Ferrari, Victoria Tejerina, y también desde Dallas, Texas, actualmente visitando Argentina,   Lilia Goldin, docente, escritora y amiga de años.

Menciono especialmente a mis queridos amigos bloggers, escritores humanistas, solidarios, transparentes…AMIGOS con mayúsculas, Fernando Giucich, Edgardo Rovira, Any Carmona, el cantautor Jhosemaria, cuya vida transcurre entre París y Buenos Aires, la cantante Beatriz Muñoz, una pareja de amigos tangueros y la mayor de las sorpresas…Liliana Lucki, quien estuvo presente desde Mar del Plata ¡unos 400 kms. de distancia! Eso sí que no me lo esperaba.

Emociones hubo, y muchas. Tras la presentación de de Gustavo Horacio Rey, se produjo la entrevista a la esposa de Francisco Madariaga, Elida Manselli y su hijo Lucio, coloquial y serena, con lectura de poemas a cargo de Alejandro Maciel y el actor Juan Manuel Romero.
Con la sonoridad de la poesía de Luis Benítez, (Miembro de la Academia Iberoamericana de Poesía, Capítulo de New York, EE.UU., con sede en la Columbia University, Compagnon de la Poèsie de la Association La Porte des Poetes, con sede en la Université de La Sorbonne, París, Francia y Miembro de la Sociedad Argentina de Escritores y de la Fundación Argentina para la Poesía) se inició la segunda parte. David Sorbille dijo sus poemas y en medio de estos dos grandes, asomé con los míos, emocionada por compartir un momento de magia.

Y si hablamos de esa sensación abstracta que algunos consideran felicidad, puedo decir que esa noche fue lo más aproximado a ella, en mi sentir.

Aunque la vuelta a la realidad sea como un final de cuento a la inversa: el despertar de la princesa luego de un sueño prolongado fue retomar el camino de sombras. Sin embargo, ella no desespera, se entrega a la esperanza del retorno de la luz cuando se repita el hechizo que iluminó su noche y le dio fuerzas para seguir andando.

Las fotos, las subiré en la próxima entrada.