domingo, 15 de abril de 2007

renaceré [Catalina Zentner, Beatríz Martinelli. Rebeca Montañez]




renaceré
en murmullos de templada armonía
saltando desde mi columpio de tristezas

habrá un solar que aloje una magnolia
y cirios encendidos en portales

en regiones labradas por ausencias
se apagarán los ecos del naufragio

un aluvión de pájaros dementes
abrevarán en un cuenco de ternura


Catalina Zentner (Israel)

renaceré y "no seré millones"
porque me faltarán las fuerzas
la valentía

el coraje

pero es posible renazca
en la pequeña flor de manzanilla
en una silvestre

color cielo

en los montes de Córdoba

o seré

piedra cantarina de un rió
que baja impetuoso

es posible
renazca

Beatríz Martinelli (Argentina)

Y renacerás
como fénix intacto
cual ave de luz
triunfante en la pira
acunarás la vida.


Rebeca Montañez (Méjico)

lunes, 2 de abril de 2007

Sé que no he de volver (Catalina Zentner, Rebeca Montañez, Verónica Curutchet, Migdalia Mansilla]


Se que no he de volver.
Allá quedó una historia escrita a medias
y un panal sepultado en la espesura.

El chogüi denunciando atardeceres
el árbol de la esquina
los murales
las vecinas al fresco de la tarde.

Las paredes
custodios de secretos
un pan enmohecido tras la puerta
abuelita decía que a la suerte
un puñado de sal y pan llamaba.

El río solidario entre cantones
explanada de luz
jacarandáes
lapachos y chivatos
arboledas
dos racimos de estrellas sobre el puente.

Un rasguido lejano de guitarras
chamanes invisibles en el monte
el pombero acechando a las muchachas
el arenal ardiendo en cada siesta.

Y la desolación casi tangible
cuando el vértigo se dobla entre mis cejas.





Catalina Zentner (Israel)



¿Cómo habría de volver, quien no se ha ido?
Si la raíz, la sangre en común, se prolonga hasta los huesos,
cuando quedó suspendida en el aire la memoria, los gozos de la tarde,
el discreto arrullo de los cantos nocurnos, la claridad beatífica del día ...
a risas vertidas entre amigos, cuando los sabores se acunan en la lengua...
cuando la evocación huele a pan casero,


¿Cómo habría de volver quien no se ha ido ?
Si la piel exhala los colores del aire,
si los labios se tiñen de un rosa matizado por los besos,
si el cuerpo estalla la ventura de cada abrazo presentido...


¿Cómo habría de volver quién no se ha ido ?
Si el tiempo no es la eternidad,
si la eternidad es sólo un vocablo perdido entre el ayer y el hoy...

¡ No puede regresar quien no se ha ido ¡¡




Rebeca Montañez (Méjico)



Has de volver con los brazos abiertos
para recibir el pródigo amor que te aguarda en Buenos Aires,
donde la miel rebosará en las calles porque la Historia
jamás se escribe a medias....

Y mis gorriones cantarán tu nombre entre jazmines
y mis árboles de flores azules abrirán sus ramas
y dibujarán tu camino de regreso hacia nuestro hogar...

Y te estaré esperando mirando el Río de la Plata
con los ojos bien abiertos para que no te pierdas
para que veas que la esperanza todo lo puede
que el amor siempre es suficiente y nada es imposible


Mientras tanto:
YO TE ESPERO
PORQUE SÉ QUE VOLVERÁS.


Verónica Aymelek Curutchet
Buenos Aires, 2 de Abril de 2007.
08:38
En un día tan gris que me acerca mucho más a vos!

¡¡¡LOS GORRIONES CANTAN CATALINA, LOS GORRIONES CANTAN!!!!!!

Tu Hija de la Vida
Los que se fueron

los que partieron antes
permanecen trémulos
en las ramas de los árboles

cuando el viento llega
caen de nuevo a la tierra
sembrándose

como antes
preparan ausencias
los motivos del próximo viaje
cada adiós en cada uno
y de nuevo
sin mediar en el dolor
abren la puerta de la despedida
en espera del próximo árbol
entristecido


Migdalia B. Mansilla (Venezuela)
Fecha: en la noria infinita que vivimos.
Abril 03 de 2007